Saltar al contenido

Haz tu lista: 6 cosas que hacer antes de aplicar a un trabajo

Antes de aplicar a un trabajo

Hoy en día la forma de  buscar trabajo ha cambiado totalmente.

Antes de aplicar a un trabajo

No solo es realizar un buen resumen curricular e ir bien vestido al sitio para dejarlo. Ahora muchas cosas tienen que ser tomadas en cuenta, pues no se puede dejar al azar la posibilidad de encontrar el empleo de tus sueños, aquí todo depende de ciertos detalles que no se deben obviar, porque hasta una palabra mal escrita te puede alejar de toda posibilidad.

El primer paso y el más importante es elaborar un Curriculim Vitae muy prolijo e impecable. Pues sin duda será nuestra carta de presentación y la primera impresión que tendrá el reclutador de nosotros. De equivocarse aquí no hay vuelta atrás, lo más seguro es que perderá la oportunidad de aplicar ese tentador puesto de trabajo.

Por ello es de suma importancia revisar y repasar cada detalle de tu hoja de vida. N puedes dejar nada al azar, porque, como lo dije anteriormente, un pequeño error y le dirás adiós al trabajo de tu vida.

Revisar cada detalle de tu hoja de vida es un proceso de suma importancia y sin querer exagerar se podría decir que el más crítico dentro de todo el proceso para optar por un buen puesto en el mercado laboral actual.

6 cosas que hacer antes de aplicar a una oferta de trabajo

1. Lee toda la oferta de empleo

Es algo que tiene su vital importancia. Hay que estar seguros para que trabajo vamos a aplicar, no podemos estar enviando CVSs a diestra y siniestra. Tenemos que estar claro de todas las características del trabajo al que queremos entrar.

Debemos de tener en cuenta las especificaciones del perfil laboral que la empresa está buscando y si nosotros realmente estamos dentro de ese rango de búsqueda.

No es enviar currículos por enviar currículos, es saber qué enviar y para qué.

Pues tenemos que tener claro que  los reclutadores le gustan reducir el universo de posibles aspirantes colocando requerimientos muy específicos.

2. Asegúrate de que tu CV sea impecable

Es algo que parece obvio, pero que muchos no pueden hacerlo tal cual. Pero no tomar en cuenta todos los detalles y cometer un error puede ser crucial para reducir nuestras posibilidades de aplicar a un trabajo.

La redacción del currículum debe ser lo más perfecta posible y escrita en un lenguaje sobrio y serio para demostrar que somos unos profesionales de altura que tenemos las mejores cualidades para poder desempeñar todas las actividades que el futuro empleo nos exigirá.

3. Elabora las habilidades de tu solicitud para la función específica

Debes desarrollar en tu hoja de vida todas las habilidades que has desarrollado a lo largo de tu formación académica y laboral. Aquí lo importante es conocer al público que vas a enviar tu experiencia laboral y según sus criterios y expectativas elabora tu resumen curricular según las características del empleador.

Aquí la clave es vender tus talentos y habilidades.

4. No olvides el «por qué»

Es un tips de suma importancia. Antes de enviar el currículo debemos valorar muchas cosas y en especial el “por qué” queremos trabajar allí y con ese detalle bien claro, entonces podemos asegurarnos de elaborar una mejor hoja de vida y con la certeza que tenga altas posibilidades de ayudarnos a encontrar ese trabajo anhelado.

5. Retrocede y revisa

Siempre lo importante es causar una buena primera impresión. Por eso es vital que antes de enviar nuestro perfil laboral, nos tomemos un tiempo en revisar cada detalle del  mismo. Es una tarea que no nos tomará todo el día y que a la largar puede significar poder aplicar o no al puesto de trabajo que queremos.

Un pequeño error y puede significar que no sea tomado en cuenta por los reclutadores. Así que más vale tomarse unos minutos para pulir su perfil de empleo.

6. Limpia tus redes sociales

Es una tarea que tiene su importancia. Es cierto que nuestras redes sociales es un tema muy personal, pero a la hora de poder aplicar a un trabajo; los especialistas en Recursos Humanos (RRHH) verán todo los detalles de tu personalidad por medio de las redes sociales que utilices.

Pues si tienes mensajes polémicos en Twitter o Facebook, entonces será poco probable que puedas aplicar para una empresa con un perfil determinado.